Cartagena de Indias vista desde un nuevo residente

Mucha gente nos pregunta porqué decidimos abrir un negocio en Cartagena de Indias. Además de empezar a vivir al nivel del mar, luego de estar en Bogotá, a 2.600 metros sobre el mismo, donde el poco aire que hay, ya se está contaminando. Porque Cartagena tiene un encanto más allá del turismo: son sus habitantes, de todos los estratos, gente amable y trabajadora. Creemos que Cartagena será para los emprendedores de todas partes, el sitio a donde hay que estar.

Cartagena de Indias, cuya ciudad amurallada y los puertos fueron declarados por la Unesco, patrimonio de la humanidad desde 1984, al norte de Colombia, con una bahía privilegiada, profunda que permite buques de gran calado. Por decir alguna cifra, un crucero realmente grande, tiene un calado de nueve metros (distancia entre la línea de flotación y la quilla), o sea cuánto se sumerge un barco sin naufragar. El puerto de Cartagena tiene una profundidad de doce metros y caben cuatro barcos simultáneamente. Abajo vemos una foto con tres cruceros que llegaron un día. Cada uno de estos navíos trae unos dos mil pasajeros.

Pero no es solamente su capacidad logística en el puerto lo que es atractivo de Cartagena de Indias. Su ciudad amurallada, con sus majestuosas iglesias son un espectáculo único para ver. Uno camina por el casco viejo y se transporta a otras épocas, a lugares de ensueño. 

La ciudad fundada en 1533 por Pedro de Heredia. Las murallas que rodean la ciudad vieja son una de las más grande de este lado del mundo. Protegieron a Cartagena del asedio de piratas y aún de la flota británica al mando del almirante británico Edward Vernon, quien llegó con 186 barcos y 28.000 hombres. Y no la pudo tomar, allí los españoles y los nativos, bajo el liderazgo de Blas de Lezo, repelieron a los invasores. El Castillo de San Felipe, fue una de las edificaciones que ayudaron a resistir al almirante. Se conserva absolutamente hermoso:

Sus iglesias y sus edificaciones restauradas lo hacen sentir a uno orgulloso. Cientos de años de historias en su construcción (y a veces en su restauración). San Pedro Claver, la Catedral de Santa Catalina de Alejandría, el recientemente abierto Palacio de la Proclamación, para verlos y tomarles fotos y videos.

Vienen a Cartagena muchos turistas y eso hace que la ciudad se transforme. Desde las fiestas de noviembre empiezan, los locales a irse a otros sitios y los turistas a llegar.  Por esta época no la reconoce uno mucho. Cierran vías porque hay eventos deportivos y festividades. En 2019, hubo la maratón de la policía, la maratón de Cartagena, los desfiles de reinas, etc. Cerraron la vía que pasa por entre la ciudad amurallada y el mar y el tráfico fue un caos. Pero eso nos dió oportunidad de conocer otra ciudad: Torices, Los Comuneros, Pie del cerro y ahí uno encuentra la ciudad que no es la de Bocagrande, turistas, sino de la gente trabajadora, que todos los días se levanta y sale a sus trabajos o a sus oficios. Barrios que han sido descuidados por las administraciones, con calles sin pavimentar y que se inundan, pero llenos de gente luchadora. 

Y otro día hablamos de Getsemaní, barrio bohemio y hermoso de Cartagena.

Published by pilatescaribe

Systems engineer and finance specialist, living in Cartagena de Indias. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music. Came to Cartagena due to a health condition and it was the right decision as condition almost disappeared.

One thought on “Cartagena de Indias vista desde un nuevo residente

Comments are closed.

%d bloggers like this: