¿Squash?

Este post pertenece a un amigo y seguidor, que cuenta su experiencia en uno de los deportes más exigentes para el cuerpo humano: Squash

Hace más de 25 años practico el squash; deporte que inicié en la universidad, un poco tarde creo, pero siempre de manera competitiva. He llegado a jugar varios torneos en los que he ganado y perdido. Torneos en la universidad, interempresas, en cajas de compensación y entre amigos. Cuando mejor jugué llegué a segunda categoría pero ahora, más viejo, juego en una categoría especial que ¿adivinen como se llama?: Senior.

El Squash es un deporte de alta exigencia:

  • Es uno de los deportes que más quema calorias
  • Se acondiciona el cuerpo para tener potencia y resistencia muscular
  • Se desarrollan reflejos y rapidez mental
  • Este ejercicio de raqueta causa alto impacto muscular en pies, tobillos, rodillas, musculos de las piernas, brazos, y espalda en zona lumbar

Dicho esto, hace más de un año me invitaron a una clase de prueba en Pilates ProWorks. Creí que con mi acondicionamiento para squash no iba a ser nada divertido. Ya me veía aburrido, sin sudar y mirando el reloj para ver cuando terminaba la clase. Pensaba que después de jugar squash a mi ritmo, esto sería una pérdida de tiempo.

¡Gran sorpresa! De esa primera clase me di cuenta que mi elasticidad era pésima, que tenía que balancear el cuerpo, descubrí nuevos músculos que casi nunca ejercitaba y finalmente terminé la clase medio muerto. Sin embargo, me gustó muchísimo.

He seguido asistiendo constantemente a clases de Pilates Pro y descubrí que es un complemento perfecto para los deportistas que amamos deportes de alto impacto como el squash.

Ahora, ¿qué he mejorado?

  1. Mi elasticidad en músculos: responden mejor a la exigencia y mejoré mis desplazamientos en la cancha, mejor colocación del cuerpo, reacción para golpes y retorno a posición.
  2. El trabajo de los músculos, desde adentro, los fortalece para el impacto
  3. Al trabajar rutinas de otros músculos, que típicamente no se utilizan en squash, complementaron el desarrollo equilibrado y balanceado en todo el cuerpo
  4. Ahora respiro mejor. Aprendí a respirar correctamente, mejoré la capacidad de respuesta y la rapidez mental que se requiere para pegarle a la bola de squash, que puede venir a más de ¡doscientos cincuenta kilómetros por hora!.
  5. En mi historia de juegos en squash he presentado diferentes lesiones como: codo de tenista (epicondilitis lateral), bursitis en cadera, fascitis plantar, o tendinitis en diferentes partes del cuerpo. Con pilates he logrado mitigar o prevenir este tipo de lesiones, ya que se me fortalecieron músculos y tendones en las sesiones de estiramiento adecuadas a mi constitución.

Mi recomendación para aquellos deportistas que quieren destacarse en modalidades como squash es que practiquen Pilates Pro, siempre dirigidos por un instructor que ayuda a trabajar aquellas zonas del cuerpo que los hará mejorar en su desempeño. A los hombres que practican squash, el trabajo en pilates no es tan fácil como uno creería, es muy duro, pero incrementa nuestras capacidades y respuestas.

Escrito por Miguel Rodríguez

Published by pilatescaribe

Systems engineer and finance specialist, living in Cartagena de Indias. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music. Came to Cartagena due to a health condition and it was the right decision as condition almost disappeared.

%d bloggers like this: