Ajedrez para estos días

Hace como un año me volví a aficionar a este que se le llama el juego ciencia. Lo hice porque en el periódico español El País, aparece un caballero que se llama Leontxo García, quien además de comentar partidas actuales, tiene unos videos que son maravillosos, donde explica partidas nuevas y viejas de grandes genios del juego, de una manera muy agradable. Para quien quiera buscarlo, dentro del periódico digital, edición de España (hay de América, Brasil, catalán e inglés), en deportes, dentro de otros deportes, ahí está, escondido. 

Dicen que el juego proviene de India o de China, siglo VI d.C y de allí se propagó seguramente por el comercio hacia el resto de Asia y finalmente llegó a Europa y particularmente a España cuando los árabes conquistaron esta tierra y estuvieron allí por ocho siglos. 

Ahora, el ajedrez se debería enseñar en colegios y escuelas, para que los niños aumenten su capacidad de concentración y mejoren su inteligencia y su memoria, entre los muchos beneficios que trae esta práctica. Y es que el ajedrez debe enseñarse, hay muchos libros de técnica, de estrategia, pero sobretodo hay métodos para enseñar. Ojalá nuestros dirigentes educativos vieran sus ventajas. Tuve en este año el privilegio de conocer a un muchacho (Esneider), profesor él, esposo de una instructora de pilates, cuya cruzada ha sido enseñar ajedrez a los alumnos suyos en una escuela cerca a Bayunca, en el departamento de Bolívar. Mi total admiración por él y mi reconocimiento en este post.

La foto es de un ajedrez de esos en los cuales las piezas se insertan en unos huequitos. Está hecho en madera con algunas incrustaciones de otra madera y le forman figuras, con dos pequeñas cajas a los lados, para guardar las piezas una vez se termina la partida.

Cuando yo estaba en el colegio, me aficioné al juego y lo aprendí solo, sin profesor, por lo cual nunca fui tan bueno en él, como sí en billar, por ejemplo, porque mi papá me enseñó a jugar y lo hacía bien. De todas formas, como dicen, en el país de los ciegos el tuerto es rey, gané el campeonato que organizó el colegio, contra un contrincante de ascendencia francesa, Monsieur Piton. Curiosamente, en la partida final, él se levantó bruscamente de la silla y botó el tablero al piso, inmediatamente, ambos pusimos las fichas donde estaban antes del accidente, sin dudar de ninguna. Claro, los ajedrecistas aprenden esto y más. Los grandes campeones juegan partidas simultáneas, esto es contra varios oponentes al tiempo y hay unos que las juegan a ciegas, ¡sin ver ningún tablero!

Tiempo después, cuando estudié ingeniería, se empezaron a hacer los primeros programas de computador para jugar ajedrez. Originalmente, se basaban en listas de jugadas posibles que se iban reduciendo a medida que avanzaba la partida. Me imagino que los nuevos tendrán técnicas de machine learning, etc. Hubo un ajedrecista famoso (campeón mundial él), Gary Kasparov, quién se enfrentó a Deep Blue, un computador de IBM, en los años 1996 y 1997. EL primer duelo lo ganó Kasparov, el segundo el computador ganó. Y yo creo que los siguientes, los debería ganar el computador. Y es que un jugador lo que hace es ver hacia adelante algunas de las probables jugadas, entre más adelante mejor e ir escogiendo de acuerdo con su estrategia la que más convenga, cada vez. El computador, calcula todas las posibles jugadas, por lo cual, no es imposible, pero sí muy difícil ganarle. De hecho, los ajedrecistas usan estos programas para perfeccionar su técnica. 

Hay en un libro pequeño que uno leía de joven, llamado «El hombre que calculaba», de Malba Tahan (un brasileño de nombre real Julio César de Mello y Souza), una historia sobre el supuesto inventor del ajedrez a quien el rey de alguna parte de la India le ofreció un premio. Este pidió una recompensa de 1 grano de trigo por el primer escaque, dos por el segundo, cuatro por el tercero, ocho por el cuarto, etc, lo que da al final un número de 20 cifras (2 elevado a la potencia 64 menos uno) y el reino no tenía capacidad para tantos granos. 

Y leyendas que se han escrito sobre el ajedrez hay muchas. Y muchos juegos políticos de las grandes potencias se dieron tomando como base los campeonatos mundiales, más aún, cuando la Unión Soviética existía y los campeones eran de allí:

Víktor Korchnói vs Anatoly Karpov en 1978

Bobby Fisher vs Boris Spassky en 1972

Gary Kásparov vs Anatoly Karpov en 1984

Y muchas más. Ahora, excepto con algunos periodistas como Leontxo, no hay mucha difusión de los campeonatos de ajedrez, el campeón mundial actual se llama Magnus Carlsen.

Les recomiendo «El rincón de los inmortales» de Leotxo García en Youtube.

Published by pilatescaribe

Systems engineer and finance specialist. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music.

%d bloggers like this: