Un época muy rara

Definitivamente esta época que estamos viviendo es muy rara. No comprendo muy bien todos los efectos de lo que sucede. En España, han empezado a relajar el confinamiento y ayer salieron y llenaron calles y parques. En Estados Unidos, hay una gran discusión porque algunos estados no han dejado salir a la gente y hay una rebeldía muy curiosa, dicen que el gobierno no puede hacer lo que está haciendo de prohibir reuniones, cercanía entre personas, trabajar, porque va en contra de alguna de las enmiendas de la constitución, creo. Y puede ser cierto. Hay otras discusiones, como el filósofo Markus Gabriel, que dice que debemos prepararnos para el día siguiente con: « sociólogos, feministas y especialistas en diversidad, economistas, periodistas, filósofos, historiadores y profesores de literatura que analicen la narrativa del desastre.» Es cierto. Nosotros la gente del común, no comprendemos muy bien lo que está sucediendo. Necesitamos alguien que nos traduzca lo que pasa y nos enseñe a vivir nuevamente. En Chile, ha sido muy raro, los contagios son muy altos, comparativamente con el resto de América Latina, pero la letalidad afortunadamente muy baja.

La comparación es así:

ContagiadosMuertosPoblación
Chile21.00027018 millones
Colombia8.00031850 millones

Ni idea porqué. Claro que nosotros somos un país marginal, sin mucha llegada de gente y el alcalde de Cartagena canceló los cruceros en buena hora.

Una amiga muy querida falleció. Y su familia le organizó una misa por zoom. Había mucha gente conectada, más de cien conexiones, todos vestidos para la ocasión, todos respetuosos de lo que estaba sucediendo. No hubo el rito de la comunión con los asistentes, pero el cura sí lo hizo, con los silencios correspondientes. Y ¿saben qué? estuvo sorprendente, un lindo homenaje. Al final muchos hablamos de la persona y no hubo la algarabía que se forma en las misas de difuntos ni los chismes entre asistentes que no sólo se ven en estas ocasiones. Ni la presión porque ya viene otra misa y necesitamos la iglesia y la sala de velación. Muy lindo todo.

El alcalde de Cartagena de Indias ha salido a anunciar que la cuarentena acá será de dos semanas adicionales a las decretadas por el gobierno nacional. Claro que esta es una ciudad muy particular y uno ve las fotos de las congestiones en el mercado de Bazurto, de los peatones y de los carros. Que muy seguramente el cincuenta por ciento no debería estar allí, pero ¿qué hacen? deben salir a conseguir cómo alimentar sus familias en el día a día. Y ¿las playas? vacías, o casi vacías.

Durante el último Festival Hay que hubo en Cartagena, en una charla moderada por Juan Gossain, mencionaban ahí que a los caribes cartageneros, les gusta no cumplir la ley, de manera consciente. Acá vemos un par de personas en la playa, no están poniendo en riesgo a nadie, pero es que también, sabemos que el encierro produce muchas cosas, inclusive depresión y violencia intrafamiliar, entonces ¿qué hacemos?.

Pero lo raro además de esta época es que a uno como que ya no le dan ganas de salir. Un amigo me decía que salió durante su posibilidad y no se sintió ni cómodo ni alegre, no como cuando uno saldría de la cárcel al menos. Sino con sensación de vacío y aprensión. Y también conversábamos que muchas de las medidas que han sido tomadas son para la población mayor de edad, inclusive lo de la imposibilidad de hacer ejercicio en la calle. Ahora que me lo prohibieron, sí quiero salir a la calle en bicicleta. Y ¿los jóvenes? en este país cuya población de jóvenes es muy vulnerable, cuando muchos han perdido hasta la esperanza, ¿no es momento de pensar en ellos para el día siguiente? ¡Claro que sí! los viejos estamos en carrera de salida, pero los jóvenes deben recuperar el planeta. Las pandemias seguirán viniendo, ellos serán los que las deben afrontar con más inteligencia de lo que lo estamos haciendo ahora. ¿Cómo miraremos al futuro?

En medio de todo, quiero pensar que saldremos mejor librados de lo que veníamos. Aprenderemos una mejor forma de modelo económico, ummhh, de pronto. El planeta Tierra, se está defendiendo de una especie que ha hecho bastantes daños. Los humanos hemos acabado miles de especies, la búsqueda irracional del petróleo ha destruído ecosistemas, etc. Y ahora en estos días, al menos de manera temporal, aparecieron delfines en Bocagrande, aparecieron osos hormigueros no sé donde y venados también. Claro que las mascotas se han estresado, no estaban acostumbradas a tenernos todo el día, todos los días, con ellas: ¡Uy!.

Published by pilatescaribe

Systems engineer and finance specialist. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music.

%d bloggers like this: