Los Poetas y los poemas

Con esto del tema de moda: la pandemia, alguien recordó un poema de la polaca premio nobel de 1996, Wislawa Szymborska, sobre lo peor que uno le puede hacer a un gato y es morirse. Y dice en alguno de sus pedazos: Morir —eso, a un gato, no se le hace/ Porque, ¿qué puede hacer un gato en un piso vacío?/ Subirse por las paredes.

Y pienso, nosotros que tenemos dos gatas, ay quedarían desamparadas y tristes, ellas que oyen a la distancia los pasos cuando alguno de los dos llegamos al edificio y nos sienten desde la entrada, a lo lejos, ya no serán los mismos, no los reconocerán. ¡Ahh qué cosa!

Me puse a buscar poemas para leer y recomendar. Que no es una tarea fácil, menos en esta época que mucha gente ya no está preparada para leer más de doscientos ochenta caracteres. Y es que los poetas logran decir con mejores palabras las cosas que uno hubiera querido decir si hubiera tenido el talento y la paciencia. Vean un ejemplo, la misma poeta Szymborska: Cuando pronuncio la palabra Futuro,/ la primera sílaba pertenece ya al pasado./ Cuando pronuncio la palabra Silencio,/ lo destruyo./ Cuando pronuncio la palabra Nada,/ … creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

Los poetas hay que buscarlos por temas, no para aprenderse los poemas, sino para ver lo que se puede decir sobre la vida, la muerte, la condición humana, los seres, el amor, quién ha podido retratar mejor el vacío emocional o la desesperanza que León De Greiff: Juego mi vida, cambio mi vida,/ de todos modos/ la llevo perdida… 

O alguien por la vida como el argentino Carlos Alberto Boaglio, en algunos de sus versos:  A pesar de mis fracasos,/ mis pecados, mis caídas/… A pesar de que me trague mis verdades, mis mentiras./ A pesar de mis defectos, de mi cólera, de mi ira,/ A pesar de todo eso…/ Sigo apostando a la vida.   

No puede faltar en una búsqueda rápida y al azar, el poeta latinoamericano por excelencia, Neruda. Miren que este chileno le tiene poemas a la cocina, a la alcachofa, una oda al congrio y son muy divertidos. El poema XXI (más conocido es el XX, sobre el amor), sobre la muerte: Tengo lista mi muerte, como un traje/ que me espera, del color que amo,/ de la extensión que busqué inútilmente,/ de la profundidad que necesito.

Para terminar de contarles lo que he estado leyendo, del poeta cartagenero Raúl Gómez Jattin, un poco loco y drogadicto que murió en la indigencia, pero no obstante nos dejó poemas absolutamente bellos, cargados de realidad como este: Prometo no amarte eternamente,/ ni serte fiel hasta la muerte,/ ni caminar tomados de la mano,/ ni colmarte de rosas,/ ni besarte apasionadamente siempre/

Seguiré ¡apostando a la vida!

Published by pilatescaribe

Systems engineer and finance specialist, living in Cartagena de Indias. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music. Came to Cartagena due to a health condition and it was the right decision as condition almost disappeared.

%d bloggers like this: