Reencontrando a Guastavino

En estos días cuando se vienen nuevas cuarentenas en las ciudades debido a la tercera o cuarta ola de contagios, no sé cuál, me encontré una canción bellísima en Spotify y entonces, con mi manía de la completitud, empecé a buscar autor, versiones, etc. Resultó que pertenecía a una serie de canciones de cuna, compuestas sobre textos de Gabriela Mistral (poeta chilena, nobel de literatura 1945) por un músico argentino, Carlos Guastavino. De pronto, se conoce la versión de Serrat de una canción de Guastavino, «Se equivocó la paloma», texto de Rafael Alberti, español. Que la recuerdo, porque en mi graduación como ingeniero, la cantó el coro de la universidad y creo que estaban en lo cierto: ¡se equivocaron!:

Creyó que el mar era el cielo
que la noche la mañana.
Que las estrellas rocío,
que la calor la nevada.
Que tu falda era tu blusa,
que tu corazón su casa.

Ahora bien, Guastavino fue uno de esos niños clasificados como genios, a los cuatro años dió su primer concierto de piano. Dicen que aprendió a tocar piano antes que a hablar, lo cual no es ninguna gracia, porque hay mucha gente que ni siquiera de adultos saben hablar. Nacido en la provincia de Santa Fé, estudia ingeniería química, lo que le sirve más adelante para preparar sus propios perfumes (¡!). 

De la Suite argentina, la primera, un gato. Tocada por unos muchacho europeos, no puedo precisar el idioma, ¿croata?. No es fácil de buscar, creo que es de una escuela de música en Zagreb, GU Elly Bašić, pero puedo estar equivocado. Suena muy bien. 

Encantamiento, es la canción que mencioné al principio de este relato, de las seis canciones de cuna, por Marcela Roggeri y Florent Heau Carlos en versión instrumental. Allí es donde se aprecia lo bello de la música de Guastavino. Una melodía sencilla, que lo envuelve a uno, en clarinete, acompañada de un piano lindo. Adjunto la letra de Gabriela Mistral, acunadora… (tomada de la Fundación Gabriela Mistral):

Este niño es un encanto
parecido al fino viento;
si dormido lo amamanto,
que me bebe yo no siento.

Es más travieso que el río
y más suave que la loma;
es mejor el hijo mío
que este mundo a que se asoma.

Es más rico, más, mi niño
que la tierra y que los cielos:
en mi pecho tiene armiño
y en mi canto terciopelos…

Y es su cuerpo tan pequeño
como el grano de mi trigo;
menos pesa que su sueño;
no se ve y está conmigo. 

Siguiente recomendada, la bella Anna Netrebko, soprano rusa con una canción, La rosa y el sauce, letra de otro autor, Francisco Silva. Netrebko, perfección de voz, técnica y calidez de sonido y como encontré en algún blog: una pronunciacion del español, casi perfecta.

No sé cuándo coincidieron dos grandes argentinos: Jorge Luis Borges y Carlos Guastavino. Aunque yo no soy un particular fan de la poesía de Borges (que sí de su prosa: monumental), hay una bella canción, Milonga de dos hermanos, cuya música parece ser de 1968. Y me gusta la versión de otro argentino: Jairo.

Traiga cuentos la guitarra
de cuando el fierro brillaba,
cuentos de truco y de taba,
de cuadreras y de copas,
cuentos de la Costa Brava
y el Camino de las Tropas 

Compuso muchísima música (dicen que casi 300 obras) y la interpretan los grandes, Eduardo Falú, Anna Netrebko, José Carreras, Joan Manuel Serrat, Alfredo Krauss, etc.  Vale la pena oir toda la obra de Guastavino. Murió de 88 años en el 2000.

Nota: los videos son tomados de Youtube y pueden tener derechos reservados

Published by SueñosFinales

Systems engineer and finance specialist. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music.

%d bloggers like this: