Bots: ¿para estafar?

Creo que todo empezó con unas llamadas al celular, de esas que aparece el número pero que como no está en los contactos de uno, pues no tiene un nombre asociado. Tal vez, aunque suene a ciencia ficción, en una de esas llamadas que uno responde porque nosabequiénpuedaestarllamandoydeprontoesimportante, probablemente le instalaron un bot al celular. Simultáneamente hackearon la cuenta de Instagram. Y ahí empezó la odisea. Llamó un amigo al teléfono diciendo que a través de Whatsapp estaban pidiendo dinero a nombre de uno para una supuesta campaña de solidaridad con aquellos que ¡no se podían vacunar contra el COVID-19!. Y hacen la cosa muy creíble porque como tienen los datos, ponen una foto de uno con la familia y se expresan como uno en los mensajes. Uno quisiera que la inteligencia que tiene esta gente para el delito la dedicara a crear empresas, negocios, empleo en esta pandemia, pero no, no lo hacen, no son tan inteligentes. Y empezaron a mandar mensajes desde la cuenta de Instagram, con no se sabe con qué objetivo, a lo mejor propagar el bot.

Y entonces hay que corregir lo que uno pueda del problema, porque no sé si es el karma o la culpabilidad que la educación religiosa le mete a la gente que si le pasa algo malo a alguien conocido, debe ser por culpa de uno. ¡qué va!. Uno no es culpable de nada de eso.

A cambiar claves, a reportar a las redes, quienes se toman su tiempo en dar respuesta. A enviar mensajes a todos los conocidos y a todos aquellos con los cuales uno cruzó un simple mensaje de Whatsapp alguna vez. Y es que estos son muchísimos y a uno se le olvida, no son solamente los más recientes sino a todos los contactos. Y advertir a todo el mundo que no, que no es uno el que está pidiendo dinero, sino que alguien los quiere estafar. Reporten y bloqueen el número en Whatsapp.

Denuncie en la página de la policía y trate de tener toda la información que pueda de manera que la pueda reportar en la denuncia. Y espere a que le envíen un correo diciendo que en cinco días hábiles le avisarán sobre cuál es la oficina que se va a encargar de darle trámite a la denuncia y ya.

Mientras tanto, lidie con su sentimiento de culpabilidad, con el estrés que le produce el hecho de ser violada su intimidad y que alguien extraño sepa toda la información que uno, inocentemente, ha compartido en cualquiera de las redes sociales, fotos, relaciones, amistades, etc.

Y a todas estas, ¿alguien se hace responsable de esta inseguridad? Naa. Ni las redes, ni los celulares, ni Gates, ni Bezos, ni Zuckerberg, ni los gobiernos, ni nadie: uno queda solo, solo con su problema. Arréglelo como pueda.

Esta historia es real, acaba de ocurrirle a mi esposa y en cosa de dos días tuvo que hacer todo eso que relato. En las publicaciones, en los sistemas de mensajería a través de celulares, no manden datos personales sensibles…

En fin, queda uno empeloto ante el mundo cuando le ocurre algo así y qué mala es la respuesta de todos los sistemas, no hay nadie que lo apoye y uno quiere que ojalá el delito no quede impune y uno descubierto ante el mundo en su vida privada.

Published by SueñosFinales

Systems engineer and finance specialist. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music.

%d bloggers like this: