Brujos, síquicos o chamanes

Continuando con lo de los oficios, ser brujo debe ser una profesión bastante lucrativa y se aprende de maestro a aprendiz: no hay universidades. Desde tiempos inmemoriales los brujos o síquicos o chamanes o como se llamen han ocupado un espacio que no han podido llenar las religiones o sectas y ni siquiera la medicina tradicional alopática o la homeopática. Porque se trata de una transacción de una única vez, con un resultado favorable o no, pero que se paga según la complejidad del asunto y uno debe creer para recurrir a eso. No es necesario asistir a ritos todos los días o los domingos o cualquier otro día, no es necesario hacerse y pagar por exámenes y esperar otras dos o tres semanas (en el mejor de los casos) antes de que lo vuelva a atender el médico. Sólo se requiere la presencia de la persona necesitada del servicio en un consultorio donde atiende el (la) brujo(a) aunque también funcionan por medios electrónicos y redes sociales, aún antes de la pandemia.

Cuando yo hago consultoría en otras áreas del conocimiento, pues cobro de acuerdo con lo complejo del asunto y las horas que vaya a estar ocupado haciendo dicha consultoría. Algunos colegas más avezados cobran un plus según los resultados de lo comprometido, como por ejemplo un porcentaje sobre las utilidades o sobre los ingresos. No estoy seguro, porque no he hecho una visita a ningún personaje de las ciencias ocultas si los síquicos asumen parte del riesgo y cobran más o menos, según el resultado de su gestión.

Y es que este tipo de situación donde se pide consejo a un síquico se da en todos los estratos de la sociedad. Había un cuento de hace años que uno de los hombres más ricos de este país consultaba semanalmente a una bruja. Sin ir más lejos y esto fue comprobado por los medios de comunicación, hace unos años (pocos) un  Fiscal General de la República tuvo como consejero a uno de estos profesionales quien le daba recomendaciones sobre su gestión y el síquico andaba armado y con escoltas.

Hace un tiempo volví a trabajar como asesor con unos amigos luego de salir de un puesto lucrativo pero político y en alguna oportunidad el gerente de la nueva compañía me confesó que iban mejor desde cuando con motivo de realizar una remodelación de la oficina, encontraron unas monedas escondidas en un sitio estratégico, signo este inequívoco de un maleficio que le estaban haciendo a la empresa y que tuvo la necesidad de montar una «limpieza» a fondo para erradicar cualquier secuela.

L@s bruj@s se promocionan, tienen programas de radio donde hacen consultas en vivo y en directo (en tiempo real diríamos los de computación) y tienen un rating alto. Lo que he visto es que la respuesta a la consulta la dejan un poco a medias y le informan a la persona que deberá pasar por el consultorio lo antes posible y le dan cita. Esto lo oí en una emisora en Bogotá  donde el brujo, un chamán indígena que hablaba con un español limitado (probablemente parte de su imagen) realizaba consultas a quienes le habían escrito a su correo electrónico y él les prometía respuesta por el mismo medio, pero debían ir a verlo para mayor efectividad de su tratamiento. También aparecen en los clasificados de los periódicos: recuerdo que en El Universal de Cartagena de Indias periódico bastante serio, los clasificados anunciaban síquicos, brujos, chamanes, etc. Y tienen unos nombres bastante curiosos, algunos publicados en Cali son por ejemplo «Santero Palero Cubano», «Africana Bruja Kandra», «El Buda del amor» y otros más.

Traigo todo esto a colación para decir que como vivo en una zona rural, donde existen bruj@s que ayudan a mejorar la vida de gente o que ayudan a algunos a deshacerse de maleficios o a hacer maleficios a otros. Alguien me dijo que hemos sido blanco de una bruja especialista en que a uno le vaya mal. Pero yo digo que con esta época post pandemia y con un nuevo pico amenazante, no se necesita de la intervención de fuerzas oscuras manejadas por un especialista para que uno se tropiece con inconvenientes y problemas grandes todos los días. Así que por ahora, si alguien le recomienda que vaya a verlos, la gente que cree en brujos podría ahorrarse esa platica en pócimas o tratamientos porque ellos no van a maldecir o bendecir nada con eso: la pandemia es lo más malo que le ha ocurrido al menos durante mi casi larga vida a la humanidad y a nosotros particularmente porque afectó la salud, la cohesión social, la economía y mucha gente continúa con un gran dolor. Apostemos a la vida:

Buena suerte con aquello de l@s bruj@s, siquic@s o chamanes.

Published by SueñosFinales

Systems engineer and finance specialist. My hobbies, besides exercising, are writing, reading, cooking and music.

2 thoughts on “Brujos, síquicos o chamanes

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: