No solo tome una fotografía o un video

Cuéntelo

Hace unos días publicó Manuel Jabois en el diario El País de España una columna llamada «Hagámoslo irrepetible», donde habla de esa costumbre que tenemos con los celulares de captarlo todo en una foto o en un video y publicarlo en las redes para que cualquiera lo vea y lo interprete y entonces  perdemos la memoria de su significado y lo único que recordamos es el lugar donde hemos guardado el registro y nada de la intención o la historia tal y como uno quisiera que fuera recordada.

Yo creo que los que tenemos más de cierta edad estaremos de acuerdo con Jabois. No me imagino a los millennials  o los centennials fanáticos de Instagram o TikTok con este tipo de pensamiento. Lo de contar historias es tradición oral, cada uno evoca los hechos de manera diferente y así los cuenta y cada vez los narra de manera distinta ya sea porque recuerda cosas adicionales o porque inventa detalles para hacer más rica la historia: dice Yuval Noah Harari que esta capacidad de contar historias fue lo que hizo que el Homo sapiens fuera capaz de cooperar.  

En la casa de muchos padres se contaban historias luego de la comida y esto representaba una tradición hermosa, no se verificaba la veracidad de la narración y si en el público había alguien más que hubiera participado en el origen del cuento, pues aportaba nuevos detalles al mismo. En la casa del abuelo de mi hijo contaban cuentos de la costa caribe colombiana que nada le tenían que envidiar a las historias de los libros de García Márquez con detalles fantásticos rodeados de personajes reales o no pero que lo mantenían a uno en vilo pendiente del desarrollo del enredo.

En la otra orilla de esto hubo un extraordinario escritor y columnista en Colombia llamado Antonio Caballero (recientemente fallecido) que usaba una fotografía publicada en algún medio y armaba una historia completa alrededor de la misma. Sobre los detalles de la fotografía adicionaba una historia verosímil y explicaba cómo se llegó a la situación mostrada. Recuerdo particularmente una historia sobre una foto de Beirut (creo) que mostraba dentro de las ruinas producidas por un bombardeo un sillón en casi perfecto estado y Caballero hizo un ensayo sobre cómo habría aparecido este sillón allí en medio de semejante caos. Yo no he podido desarrollar esa capacidad de escritura.

Cuando yo tomo una fotografía (y todas las que hay hasta ahora en este blog han sido tomadas por mí) trato de visualizar lo que me traerá como recuerdo después de un tiempo. Por ejemplo esta de Cartagena con un atardecer bello, el significado para mí era de desesperanza porque la pandemia nos acababa de llevar a  la quiebra del negocio y con ella el fin de los sueños que nos llevaron a vivir allí. El otro atardecer es de futuro incierto pero con verde de las matas de plátano y los dos árboles de aguacate abajo de los rojos producidos por la luz del sol: hay dos años de diferencia en tiempo entre las dos.

En lo que difiero de Jabois es que mi deformación de ingeniero de sistemas hace que sí sepa dónde exactamente están las fotografías y las fechas cuando fueron tomadas, pero además he estado utilizando este blog para documentar las historias que cuentan para mí. Uno debe narrar historias como tradición oral o escrita y no limitarse a lo que llaman historias en las redes además poner su capacidad y sus recuerdos tal como creyó haberlos vivido.

Published by SueñosFinales

Systems engineer and finance specialist. My hobbies are writing, reading, cooking and music.

2 thoughts on “No solo tome una fotografía o un video

Comments are closed.

%d bloggers like this: