Filántropos

Yo no creo mucho en eso de la filantropía de los grandes capitalistas del mundo. Primero porque para haber llegado a ser uno de ellos, debieron pisar a mucha gente y no precísamente para ayudarlos y segundo porque siempre hay un interés económico detrás de cada acto de los grandes capitales, en el mejor de los casos el reducir sus impuestos. Porque los sistemas impositivos son un mecanismo perverso en el sentido que una donación puede hacer desaparecer impuestos y este excedente alguien lo paga, no el donador.

Dice la RAE que filántropo es una «Persona que se distingue por su amor a sus semejantes y por sus obras en bien de la comunidad». Reto a que me den pruebas reales del amor de Bezos o Zuckerberg hacia sus semejantes, sobretodo si alguno de aquellos es competidor o alguien de la Unión Europea que trata de proteger los datos de los usuarios, mmm… Hubo un episodio de los Simpson donde Homero logra construir una aplicación que pone en jaque algo de Bill Gates: entonces se la compran y en seguida entran unos tipos de negro a la oficina y destruyen todo lo que tenía Homero.

Leí también de un gran capitalista que posee el monopolio de suministro de diésel en África, conmovido expresando cómo su mayor felicidad consistió no en amasar esta riqueza sino en comprar unas sillas de ruedas para niños con discapacidad… ¿filantropía o cuento armado con posterioridad? no juzgo, sólo dudo.

Y es algo a lo que vuelvo de tiempo en tiempo a pensar sin tener yo mismo muchas bases de teoría económica o social y es sobre que el capitalismo no es un buen sistema económico. Es el que hay eso sí, porque el feudalismo, socialismo o comunismo también demostraron no ser sistemas económicos justos. Pero a todo esto hay que mirar en perspectiva los grandes capitales: un magnate como Elon Musk tiene unos US$240.000 millones de dólares de fortuna personal. Eso constituye más que la suma de los PIB de Uruguay, Ecuador, Bolivia y Paraguay cuya población sumada es de unas cuarenta millones de personas.

No estoy contra los que acumulan riqueza aunque sí contra la forma que lo hacen muchos porque ahora en el planeta, la corrupción ha hecho que grandes capitales se logren con artilugios y entonces ya no se sabe cómo lo hicieron y así es muy difícil creer en el sistema económico o en la filantropía. A propósito, había en la televisión colombiana un programa costumbrista que se llamaba «Romeo y buseta» (con perdón de los de habla portuguesa), cuyo protagonista se llamaba «Trino Epaminondas Tuta» y en un episodio alguien le preguntó si su fortuna era bien habida, a lo cual el hombre respondió: «¿Cuándo ha visto que el río sube con agua limpia?».

Hace muchos años trabajé en una multinacional de informática y conocí un tipo Urrutia (el apellido), casado y con una familia. Él no comentaba si pertenecía a alguna religión ni hacía ostentación de piadoso o de altruista pero donaba parte de su salario para hacer obras y tratar de generar empleo en un barrio marginado de Bogotá. Cuando le cuestioné por aquello y por cómo afectaba a su familia, él tranquilo me respondió que tomaba únicamente lo que necesitaba para ellos y lo que quedaba no estaba interesado en acumularlo. Un día de esos de tráfico insoportable y gente indisciplinada bloqueando alguna intersección, este  Urrutia se bajó de su modesto vehículo y se puso a dirigir el tránsito hasta cuando logró desenredar el atasco. Él, probablemente sí era o es (hace años no sé de él), un filántropo.

Published by SueñosFinales

Systems engineer and finance specialist. My hobbies are writing, reading, cooking and music.

3 thoughts on “Filántropos

  1. Justo el día de hoy charlaba con un amigo acerca de un asunto de la filantropia de las compañías farmacéuticas.

    El razonamiento es más o menos el siguiente:

    1: la premisa fundamental de nuestro sistema económico es: alcanzar el máximo beneficio por el mínimo esfuerzo necesario.

    2: las farmacéuticas invierten esfuerzo en investigación, y por tanto tienen el derecho otorgado por el sistema de cobrar el máximo precio que logren imponer a sus clientes.

    3.1: ante un producto normal (por ejemplo un florero) una persona puede desidir no comprar si el precio no lo convence; después de todo uno no necesita un florero para sobrevivir.

    Pero uno si necesita una medicina para sobrevivir, y por tanto uno no puede decidir simplemente no comprarlo.

    3.1: dado que la vida, y en ocasiones la calidad de vida, depende de las medicinas, y que la mayoría de las constituciones promueven la vida (y la calidad de vida)

    debería aplicarse el mismo principio de buscar el máximo beneficio posible?

    O quizás sería razonable una restricción, como por ejemplo, una libertad del precios hasta tres veces la inversión, para luego regularse a un precio máximo de costo + 50%? No me parece poco razonable.

    El punto es que llegamos a la conclusión de que la competencia capitalista puede ser buena en muchos casos, pero la filantropia debería regir en otros.
    Y si eso no es posible por la bondad del corazón del Señor Bezos, debería imponerse por ley para un mejor mañana.

    Like

Comments are closed.

%d bloggers like this: