Me acordé de Harry Potter

Unos investigadores de la Universidad del Bosque en Bogotá investigaron sobre los artrópodos ponzoñosos de la parte cálida de la zona andina de Colombia (*) creo que identificaron como sesenta bichos de esos y los diferentes venenos que tienen.
Dentro del grupo de los artrópodos están aquellos que a uno le producen desde temor leve hasta respeto y miedo, como las arañas, escorpiones, escolopendras y otros. En el catálogo sólo están aquellos con exoesqueleto, es decir, no aparecen los insectos.
Pero todos son de tierras con climas templados y cálidos. En Colombia no hay estaciones y el clima de un sitio depende en gran medida de su altitud sobre el nivel del mar: Bogotá es frío (2.600 m.s.n.m) y Melgar (a unos cien kilómetros de Bogotá, 323 m.s.n.m) es muy caliente. Pero eso ya lo deben saber y lo único que quiero es hacer la reflexión que al menos en las regiones sin estaciones, en climas fríos no hay bichos de los que he nombrado y en los climas más cálidos, pues los hay TODOS. A excepción de las cucarachas que las hay en todos los climas, todas las altitudes, todas las regiones, etc.


Hace unos días se metió un insecto a la casa donde vivo. A pesar de la cantidad y tamaño de las ventanas que hay, pues el insecto se quedó en una ventana que no puede abrirse y ni modo de hacerlo salir. Era hora de almuerzo y yo cocinaba algo. Tan pronto como oí su zumbido y me imaginé el tamaño, apagué todos los fogones de la estufa y me dispuse a ver cómo trataba al animalejo en cuestión.


Algunos insectos pican y su picadura es más o menos dolorosa. Hay una pequeña mosca no más grande que la cabeza de un alfiler, en Colombia se la conoce como «jején», que pican durísimo y por ellos es que es necesario cerrar todas las ventanas de las casas al finalizar la tarde, para que no se metan. Pero vuelvo a lo del bicho que se metió y dada mi aversión a matar animalitos pues empecé a idear la forma de sacarlo de la casa sin hacerle daño.


El humo es uno de esos recursos que se pueden usar. Hace un tiempo (no sé si ya lo conté) hubo un ataque de abejas en una finca cercana y usaron humo para aislarlas mientras llegaron los del cuerpo de bomberos pero dentro de la casa no es una buena idea. Bolsas plásticas como las que uso para sacar algunas tarántulas, no me atreví a usarlas porque el animalito podría romperla y atacar al carcelero. A todas estas lo que también hice fue consultar al tío Google a ver qué decía del animalito. Decía que los machos no son agresivos, pero me recordé que una vez lo consulté sobre una serpiente con rayas inquietantes y decía que las que no son venenosas tienen ¡nueve escamas en la cabeza y los ojos más pequeños! Já, ¿quién se las cuenta o se le acerca a verle los ojos? ¿cómo sabría yo que el insecto era macho?



La búsqueda fue: avispa negra grande con alas anaranjadas. Y ¡quién dijo miedo! son las mismas mata tarántulas agresivas como ellas solas cuya picadura es una de las más dolorosas que hay. Tiene unos cinco centímetros de larga y el aguijón unos ¡siete milímetros! Me dió miedo acercarme para tomarle una foto.
Y en la búsqueda me acordé de Harry Potter y de la maldición «cruciatus» porque dice otra entrada en Google, que la picadura es excruciante, término que no aparece en la RAE, pero sí en otros diccionarios y que en Colombia debe significar «verraquísima», inaguantable. Así que dado que tenía en casa un animal feroz y que además mata mis tarántulas, esperé a que se cansara y la aplasté contra la ventana, para mi dolor por tener que recurrir a ese extremo.

Published by SueñosFinales

Systems engineer and finance specialist. My hobbies are writing, reading, cooking and music.

One thought on “Me acordé de Harry Potter

Comments are closed.

%d bloggers like this: