La gravedad existe

El otro día leí un artículo de una científica donde decía (espero haberlo entendido bien) que si bien el universo se está expandiendo a velocidades grandísimas, en el borde de los 46.000 millones de años luz (una distancia bastante incomprensible) las regiones se alejan a una velocidad mayor que la de la luz y yo que creí que esta era la velocidad máxima del universo parece no ser así en las fronteras del universo o alguna explicación habrá. O eso fue lo que entendí y entonces decidí hacer volar mi imaginación sobre los intentos de la humanidad para explicar los fenómenos en el universo y particularmente los que tienen que ver con la fuerza gravitacional.
Desde el comienzo de los tiempos, saber cómo funciona lo que ahora llamamos universo ha sido una búsqueda permanente para el ser humano. Hemos cambiado de «centrismo», parece ser que el mismo Platón creía que la Tierra era el centro del universo y ni mencionar a Josué, quien mandó a parar el Sol para poder acabar con todos los enemigos. Y los físicos se mesan los cabellos pensando en las fuerzas enormes que se debieron desplegar en el sistema solar cuando Josué dió la orden de parar al Sol que tiene más de trescientos mil veces la masa de la Tierra: inimaginable.
Uno sabe que existe la fuerza de gravedad, porque lo mantiene pegado a la tierra y porque cae inexorablemente cuando sube sin algo que lo sostenga y eso, nos lo dijeron en las clases de física elemental, era una consecuencia de la gravedad según Newton. Lo que los legos no comprendemos muy bien es cómo una onda gravitacional producto de la colisión de dos agujeros negros viaja a la velocidad de la luz desde hace siete mil millones de años y es detectada en 2019 cuando pasó. Imagina algo como en las películas y una bomba explota y la onda expansiva se ve viajando… pero ¿ola de gravedad?. Alguien me dijo una vez que esto de la gravedad (Einstein lo expuso) es realmente una curvatura del espacio-tiempo y entonces me mostró una red donde hay pelotas de varios pesos, la más grande deformaba la red y atraía las otras. Y no quise preguntar mucho más porque me hubieran confundido con lo de la gravedad y las partículas subatómicas.


Hay tres películas recientes que han tratado de abordar de manera más o menos interesante los temas que he mencionado: Interestelar, Ad Astra y Gravedad, estas muestran de manera «fácil» lo de los agujeros negros y la fuerza gravitacional. Interestelar, dirigida por Christopher Nolan tuvo la asesoría de Kip Thorne premio nobel de física quien entre otros aportes al filme diseñó la reproducción de las imágenes del agujero negro. Allí los protagonistas van a un planeta cerca del agujero. Este agujero por alguna razón misteriosa no se ha tragado con su gravedad al planeta probable.
En «Gravedad», los artefactos de la estación espacial empiezan a caer y a tomar velocidad y la película se vuelve entretenida. Que la protagonista Sandra Bullock y Clooney pasen por episodios que violen la gravedad, pues es una liberalidad de Cuarón, el extraordinario director mexicano.
Ad Astra (James Gray) arranca con una mención a la gravedad porque Brad Pitt se cae de una antena situada muy arriba de la Tierra en un día común y corriente de trabajo, parece que el accidente es cosa de todos los días porque el tipo tiene un paracaídas que se abre a tiempo y un traje especial presurizado para caer al menos cien kilómetros hacia la tierra a no sé a qué velocidad. Cualquiera se cae como un «saco de patatas» y queda como una manchita en la superficie, pero no Brad Pitt.


Por último todo esto relatado me lleva a un programa de televisión presentado por Will Smith (el de la bofetada en el Óscar 2022) que se llama One strange rock. Allí entrevista a astronautas que han pasado bastante tiempo en el espacio y ellos tienen una perspectiva extraña respecto a la Tierra, sienten algo diferente de aquellos que como nosotros viles mortales únicamente hemos subido a máximo cuarenta mil pies (unos trece kilómetros) sobre el nivel del mar, en los aviones grandes. Algunos de estos astronautas han estado en la Estación Internacional a más de cuatrocientos kilómetros de altura dando la vuelta al planeta en una hora y media. Algo los hace ver las cosas de forma distinta y apreciar más lo que tenemos acá, ver la interconexión de muchos de los fenómenos que presencian: huracanes, sequías, lluvias, etc y cómo esta roca que llamamos planeta Tierra se comporta frente a estos eventos.

Tenemos todavía tiempo para proteger esta roca de la cual dependemos y a la cual no hemos cuidado de manera inteligente. Si logramos pensar como los astronautas de One strange rock y ver a la Tierra desde otra perspectiva o si entendemos como en Interestelar, que la búsqueda de otro sitio donde vivir no es tan fácil, tendremos más conciencia de no dañar lo que dice Laudato Si: la Casa Común.

Published by SueñosFinales

Systems engineer and finance specialist. My hobbies are writing, reading, cooking and music.

%d bloggers like this: